30/05/2023

Ayuntamiento de Wellington – La convergencia del Patrimonio con la Maestría, la Innovación y el Desafío

El Ayuntamiento de Wellington es una sala de conciertos catalogada como Bien Patrimonial ubicada en la capital de Nueva Zelanda, Wellington. Se construyó en 1904 siguiendo los patrones de la época. El terremoto que se produjo en 2012 en Christchurch y los últimos fenómenos sísmicos, como el terremoto de 2017 en Kaikoura, obligaron a su cierre en 2013. Se ha encargado un exhaustivo refuerzo antisísmico como parte de una remodelación más amplia del lugar con el fin de preservar este emblemático edificio que es parte esencial de la historia de Nueva Zelanda.

El principal contratista, Naylor Love, encargó a March Construction el desarrollo de soluciones para los aspectos subterráneos de la remodelación. El proyecto exigió la construcción de un nuevo pasadizo subterráneo que conectaría con el sótano de un futuro auditorio. Ambas estructuras bajo suelo debían construirse en el edificio existente y alrededor de él.

Fase 1 – Jet Grouting para el pasadizo subterráneo y el hueco del ascensor

Debido a las restricciones secuenciales, a la profundidad de la excavación y al precario espacio de trabajo disponible en la ubicación del pasadizo y del hueco, se desarrolló una solución de columnas secantes de jet grouting. Estas columnas se instalaron como parte de la primera fase a finales de 2021.

Además de los retos que presentaba el lugar, el equipo tuvo que luchar contra las restricciones fronterizas impuestas por la COVID, que redujeron considerablemente nuestra capacidad de utilizar las aportaciones técnicas de los grupos. Debido a la proximidad con unos activos patrimoniales muy delicados, los grupos patentaron un sistema de fluido individual Jet+, que se puso en marcha para la instalación de columnas con un diámetro de 1.200 y 1.400 mm, ya que el sistema de fluido único presentaba un menor riesgo de provocar oscilaciones en las estructuras adyacentes.

Fase 2 – Tablestacado y rebajamiento en el sótano del auditorio

El diseñador geotécnico del cliente ya había anticipado y permitido un sistema de retención para el sótano del auditorio con el uso de tablestacas. Dado que el edificio principal sería reubicado encima unos rodamientos con aislamiento en la base en el momento de la instalación, no se consideró que las vibraciones causadas por esta actividad pudieran dañar la estructura, lo que permitió la puesta en marcha de este método relativamente rentable.

La fase de tablestacado del proyecto fue más bien compleja debido a varios factores, siendo el más destacado la escasa altura y protección de la estructura existente (ver fotografías). El proyecto exigió la instalación de tablestacas de casi 6 metros y, en algunas zonas aisladas, de 7 metros.

Con la principal dificultad de la escasa altura en la fase de instalación del tablestacado, la solución para superar este reto fue cortar todas las tablestacas en secciones de 3 m. El método consistió posteriormente en trasladar las tablestacas de plomo de 3 m y, a continuación, soldar estructuralmente los 3 m adicionales y repetir el proceso de traslado para alcanzar la profundidad de diseño necesaria. La altura en la que trabajamos era de aproximadamente 5,8 metros.

Teniendo en cuenta la escasa altura en la que tuvimos que trabajar, se hizo hincapié en la protección de los componentes patrimoniales de la estructura. El equipo in situ de March, en colaboración con el taller de Christchurch, buscó formas innovadoras para que pudiéramos hacerlo. La opción preferida fue la colocación de un sensor en la pluma de la excavadora con el objetivo de que sonara una alarma en la cabina de la excavadora en caso de que fuera a chocar con la estructura situada en lo alto.

Todas las tablestacas se instalaron con una mínima dificultad, aparte de algunas tablestacas de 7 m, sin embargo, fueron consideradas adecuadas por el ingeniero. Una de las mayores preocupaciones y riesgos del cliente se hallaba en las obstrucciones a nivel del suelo debido a la edad y a la falta de detalles disponibles de la construcción original de hace más de 100 años. Afortunadamente, solo se encontró una obstrucción, un antiguo pilote que conseguimos eliminar.

El método de traslado de las tablestacas podría parecer bastante sencillo, pero no lo fue en absoluto ya que planteó numerosas dificultades (ver fotografías) y exigió personal cualificado para llevarlo a cabo sin incidentes.

Para sellar tablestacas en los puntos en los que conectaban con la estructura existente, se optó por el grouting Tube a Manchette (TAM) en estas conexiones.

Fue necesario instalar una viga riostra 310UC97 directamente en la parte superior de las tablestacas para trasladar todos los tubos de desvío a los pozos de desagüe.

El sistema de rebajamiento desarrollado para este proyecto consiste en la instalación de aproximadamente 70 puntos de pozo con centros de 1,8 m alrededor del lugar para bajar el agua a un nivel satisfactorio que permitiera una excavación de 2,8-3,6 m desde la parte superior de las tablestacas repartidas por todo el lugar.

Hasta la fecha hemos completado todo el tablestacado y el grouting TAM antes del calendario previsto y continuamos con la viga riostra y la parte de drenaje de las obras.

Comparte esta noticia

Noticias recientes

¿Tienes un proyecto?

En todo el mundo, cerca de ti. Soletanche Bachy está arraigado en sus territorios para proporcionarle las soluciones de las tecnologías de la base y el suelo adaptadas a sus necesidades.